lunes, 16 de diciembre de 2013



Te quiero para que estés conmigo en la oscuridad, para abrazarme, para seguir amándome, para ayudarme cuando este asustada, para venir hasta el borde y ver que hay.

podría escribir un libro entero con tu nombre.

Podría seguir escribiendo tanto de ti, tu nombre, escribiendo sobre tu sonrisa, escribiendo páginas de mi diario, podría hacer un libro únicamente pensando en ti, podría dedicarte mil poesías y mil versos, pero nunca tendría el valor de leerte ni una sola de mis líneas..



-Sentada en un parque cuando era niña, me hize una herida con la letra de el chico que me gustaba.
+¿Eso lo has puesto en el currículo?
-Nono, me acabo de acordar.Me levantaba la postilla todos los dias, para que me dejase cicatriz, y asi no olvidarlo nunca.Juraba que era el amor de mi vida.
+¿Como todos los críos no?
-No...Como todo el mundo.El primer amor y el último se sienten igual, eso, es lo que se tarda en entender.
+Ya...¿Y cuando te diste cuenta tú?

-Pues cuando deje de arrascarme.Llega un día, que te das cuenta que en esa pareja, solo quedas tú.Y lo único que te ata a él, es esa herida, y haciendola sangrar, no mantienes vivo su recuerdo;sino el dolor de la pérdida.


Para bien, o para mal, me da igual. Solo sé que de palos yo aprendo y que el tiempo lo cura todo. He dejado de mirar a la gente para ver a las personas. He comprendido que es mejor no esperar nada, si no dejar que pase, y disfrutar mientras tanto. Que lo importante es los que están, no los que se han ido. Las personas que están ahí día a día, sacándote una sonrisa. Quién nunca te a fallado y de quién estas segura que jamás lo haría. Compartir millones de momentos y que todos ellos sean felices, eso no tiene precio. Yo simplemente miro al futuro y lo que tenga que venir que venga pero siempre teniendo a alguien con quien contar.

Carpe Diem

Y si,me he caido tantas veces que me sangran las rodillas,pero,tengo por consuelo que siempre hay alguien que me ayuda a levantarme. Que por más que grite,hay veces que el mundo no me oye,que por más que quiera crecer,soy más pequeña que nunca. Porque los malos senderos, también hay que vivirlos. Porque siempre hay un recuerdo que hace que tu corazón se rompa en dos. Que cada tres te quiero que te dijeron,solo uno fue sincero. Que aunque hoy veas el mundo color gris,recuerda que el gris también es un color. Que pases una mala racha no significa que tu vida no vale la pena. Hay veces que, te levantas con ganas de comerte el mundo y otras,que el mundo te come a ti,unas veces tienes ganas de vestirte mas guapa que nunca,y otras que te da igual como te vean. Que siempre hay una causa para cada acción. Y,que la vida son dos días vivelos al máximo,nunca te arrepientas de aquello que te haya hecho feliz, arrepiéntete de algo que hiciste no de algo que no llegaste a hacer. Sonríe,ya que nadie lo hará por ti y sueña.Señores,señoras, carpe diem.

domingo, 15 de diciembre de 2013






Cuando yo me vaya, no quiero que llores, quédate en silencio, sin decir palabras, y vive recuerdos, reconforta el alma.
Cuando yo me duerma, respeta mi sueño, por algo me duermo; por algo me he ido.
Si sientes mi ausencia, no pronuncies nada, y casi en el aire, con paso muy fino, búscame en mi casa, búscame en mis libros, búscame en mis cartas, y entre los papeles que he escrito apurado.
Ponte mis camisas, mi sweater, mi saco y puedes usar todos mis zapatos. Te presto mi cuarto, mi almohada, mi cama, y cuando haga frío, ponte mis bufandas.
Te puedes comer todo el chocolate y beberte el vino que dejé guardado. Escucha ese tema que a mí me gustaba, usa mi perfume y riega mis plantas.
Si tapan mi cuerpo, no me tengas lástima, corre hacia el espacio, libera tu alma, palpa la poesía, la música, el canto y deja que el viento juegue con tu cara. Besa bien la tierra, toma toda el agua y aprende el idioma vivo de los pájaros.
Si me extrañas mucho, disimula el acto, búscame en los niños, el café, la radio y en el sitio ése donde me ocultaba.
No pronuncies nunca la palabra muerte. A veces es más triste vivir olvidado que morir mil veces y ser recordado.
Cuando yo me duerma, no me lleves flores a una tumba amarga, grita con la fuerza de toda tu entraña que el mundo está vivo y sigue su marcha.
La llama encendida no se va a apagar por el simple hecho de que no esté más.
Los hombres que “viven” no se mueren nunca, se duermen de a ratos, de a ratos pequeños, y el sueño infinito es sólo una excusa.
Cuando yo me vaya, extiende tu mano, y estarás conmigo sellada en contacto, y aunque no me veas, y aunque no me palpes, sabrás que por siempre estaré a tu lado.
Entonces, un día, sonriente y vibrante, sabrás que volví para no marcharme

jueves, 12 de diciembre de 2013

Ok, ya la pase mal, este es el momento donde deberían empezar a pasarme cosas buenas, no?